25 de junio de 2011

¿Imágenes santas? Qué dice la Palabra Santa.

Si usted desea conseguir un empleo, ¿debe de seguir las reglas de la empresa en la que desea trabajar? O si desea ser  bien recibido en la casa de algún conocido, ¿debe de cumplir con las normas de los que viven en esa casa? Imagínese que no cumple con las reglas de la empresa ¿qué sucedería? ¿Y si no cumpliera las normas del hogar que usted visita? Ahora piense que desea agradar a la persona amada. Sería correcto presentarse de una manera desagradable, digamos, ¿sin asearse adecuadamente? No, ¿verdad? De la misma manera, para agradar al Dios creador de todo lo existente, debemos de cumplir sus normas y tratar de “limpiarnos” de toda adoración que no va de acuerdo a lo que Él desea.
¿Y que piensa usted de la adoración de imágenes? ¿Estarán de acuerdo a la voluntad de Jehová Dios? Leamos su palabra y veamos que piensa Él de la adoración de imágenes talladas
No debes de hacerte una imagen tallada ni una forma parecida a cosa alguna que este en los cielos arriba o que esté en la tierra debajo o que este en las aguas debajo de la tierra. No debes de inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva (...)” (Éxodo 20 4-5).  Esta es la norma que Jehová Dios nos entrega. Quizá usted ya lo sabe: este es el segundo mandamiento de la ley de Dios.
Pero vayamos un poco más allá. Veamos si la descripción que se hace de la adoración de las imágenes talladas de aquel tiempo se parece o no a la de tiempos recientes:
Hay los que con abundancia sacan el oro de la bolsa y con el brazo de la balanza pesan la plata, alquilan a un orfebre, y él hace de ello un dios. Se prosternan, sí, se inclinan. Lo llevan sobre el hombro, lo cargan y lo depositan en su lugar para que quede quieto. De su lugar donde esta parado no se mueve. Hasta le clama uno, pero él no responde; de la angustia en que uno se halla, este no le salva” (Isaías 46 6-7)  ¿Le parece que igual que se hacían las imágenes de aquel tiempo se hace ahora? ¿Le parece que en estos tiempos se clama a imágenes que no responden? “Boca tienen, pero no pueden hablar, ojos tienen, pero no pueden ver; oídos tienen, pero no pueden oír. Nariz tienen, pero no pueden oler. Manos son suyas, pero no pueden tocar. Pies son suyos, pero no pueden caminar; no profieren sonido con su garganta”.
Pero, ¿no será que al adorarlas, adoramos al Dios verdadero? Es decir, ¿no será una adoración indirecta, una forma de alabarlo? Veamos que dice el propio Jehová:
Yo soy Jehová. Ese es mi nombre, y a ningún otro daré yo mi propia gloria, ni mi alabanza a imágenes esculpidas” (Isaías 42, 8)
Como hemos visto Dios detesta la adoración de imágenes, y la adoración correcta debe ser acercándonos a él directamente, sin ninguna imagen de por medio, y solamente a Él, nuestro Padre.

1 comentario:

  1. Como se manisfesta el señor en nuestra vida cotidiana.

    ResponderEliminar

Dejame tu comentario